domingo, 13 de junio de 2010

Antonio Gala- Charlas con Troylo


Comenzaban los años 80, y cada domingo por la mañana me echaba a la calle temprano para comprar "El País". Lo primero que leía era la última página de su suplemento dominical. La firmaba Antonio Gala, y en ella mantenía una charla sobre lo divino y lo humano con su perro Troylo. Ayer le ví en la Feria del Libro, quizá por última vez, y recordé aquellos impagables momentos de domingo. Me vino a la memoria, aquel café que compartí con él y el mancebo que le acompañaba, en el Barbieri de Lavapiés. No me dejó pagar, con el tiempo comprendí que una conversación tan inteligente y agradable era demasiado cara.
He subido a la buhardilla (todavía lo escribo así) y he buscado la carpeta dónde guardé con admiración, todas aquellas últimas páginas de la revista. Las repaso emocionado y me quedó leyendo la última de sus charlas con Troylo.
ADIÓS
"Esta noche también he soñado contigo.
Corrías sobre el césped del jardín, vivo y dichoso, abanderando el rabo. Corrías hacia mí, me reclamabas. Tu ladrido pequeño henchía la mañana.
He alargado la mano, todavía dormido, buscando por la cama a tientas tu cabeza. Sin encontrarte, Troylo.
He encendido la luz. No estabas, Troylo.
No volverás a estar...
Dicen que no se pierde sino lo que nunca se tuvo. Es mentira.
Yo te tuve: te tuve y no te tengo.
Al pie del olivo que juntos estrenamos, una calva en el césped indica dónde estás.
El césped que plantamos hace nada para que tú corrieras, divertido, sobre él; para que tú, al venir la primavera y su templado soplo, te revolcaras jugando sobre él.
Tú no tendrás más primaveras, Troylo.
Ahora eres tú quien abona ese césped. En esto acaba todo.
¿Quién puede hacerse cargo de tal contradicción?
¿Pueden morir del todo alguna vez unos ojos que se han mirado tanto, se han entendido tanto, se han consolado tanto?
Quizá tú ahora habitas con quien más has querido.
Quizá tú ahora eres —si es que eres— más feliz que conmigo.
Quizá tú trotas, moviendo la menuda grupa, por los verdes campos del Edén. Pero durante once años y medio anduviste enredado a mis piernas;
arrebujaste tu lealtad a mi vera; me seguiste a dos pasos por este mundo que, sin ti, no es el mismo. Continuarán los pájaros y los amaneceres, el chorro de la fuente ascenderá en el aire, como la vida, sólo para caer.
Pero no estarás tú, Troylo, compañero irrepetible mío.
Nunca más, nunca más.
Ya no habrá que sacarte a la calle tres veces cada día, ni tampoco habrá que sacarte las muelas de noviembre, ni acercarás resoplando el hocico a los respiraderos de los coches,
ni te asomaras encantado por las ventanillas, ni me recibirás —enloquecido el rabo, ladrando y manoteando— a la puerta de la casa.
Ya no habrá que secarte cuando llueva, ni cepillarte por la mañana al salir de la ducha, ni reñirte porque pides comida: ya no sabré qué hacer con el trocito último del filete...
Nunca más.
Y no me hago a la idea.
¿Qué es lo que has hecho, Troylo?
Quiero dormir para soñar contigo, para jugar contigo y regañarte, para no comprobar que te he perdido. Con la garganta apretada he mandado hoy retirar tus breves propiedades:
tu toalla, tu manta, tu cepillo, tu peine y tus correas...
Las he mandado retirar, pero no lejos.
Porque a lo mejor una mañana te veo regresar, alegre y frágil, cariñoso y sonoro.
(Acaso esta pesadilla es una broma tuya, y se abrirá una puerta y tú aparecerás. De mis oídos no se quita el ritmo de tus pasos, ni la impaciencia de tu cascabel.)
O a lo mejor soy yo el que se acerca una mañana a ti —quién sabe— y te silbo y te llamo y tú levantas la cabeza con el gesto de siempre.
No te preocupes, Troyio: si nada dura —ni el amor—, tampoco la muerte durará.
En donde sea, estaremos todos juntos de nuevo, riendo y bromeando.
Si no, no habría derecho.
Mientras entró y salió la gente de mi vida —de nuestra vida—, tú permaneciste a mi lado, imperturbable, fiel, idéntico, amoroso.
Juntos pasamos por la compañía y por la soledad.
Llegaste, Troylo, a ser yo mismo de otro modo.
El infortunio o el gozo, siempre los compartimos.
Quien a mí me dejó, te dejó a ti, y te quería quien a mí me quiso.
Me hablaba yo, y era a ti a quien hablaba.
La muerte se ha interpuesto en la conversación una vez más, la muerte.
Ahora sí que envejezco, ahora si que estoy solo.
Es la primera vez que te has portado mal conmigo.
Desde la ventana veré y el olivo y a tí al pie del olivo.
Troylo, amigo mio, interminablemante bajo el césped.
La muerte ha interrumpido nuestras charlas.
Descansa en paz, Nadie jamás podrá sustituirte.
Hasta luego.
Hasta después "

Antonio Gala

6 comentarios:

eMi dijo...

Me ha emocionado esta entrada porque yo descubrí a Gala (ya por entonces muy famoso) leyendo sus charlas con Troilo. Traté incluso de contactar con él (cosa que no había hecho nunca antes, ni nunca después intenté con nadie más) ¡Hasta llegué a llamar a su casa! Quería agradecerle todo lo que me había descubierto y su manera de poner en palabras mis sentimientos. Afortunadametne, no lo logré (con toda seguridad, no habría sabido qué decirle). Poco a poco, mis gustos cambiaron de derrotero y casi, casi le olvidé.

El sábado anterior pasé por la feria y le vi. Despertó en mí todo aquello que cuentas en tu post. No le hice fotos, ni busqué mi libro compilatorio de “Charlas con Troilo”, pero reviví mi antigua pasión por él.

Arturo dijo...

A mi me ocurre lo mismo. El torbellino de emociones que me provocaba su lectura en aquella época se fue apagando y mis ojos fueron infieles leyéndo otros autores y textos, hasta casi olvidarle. Quizá fuera el empacho, lo que me alejó de su lectura.
Al verle, regresé a esos 20 años pletóricos. Evidentemente ni siquiera me acerqué a saludarle, pues soy consciente de ser simpleente un rostro anónimo en la línea de su vida. Pero la verdad es que me gustó, esa regresión.

Uma dijo...

Pues gracias por esta entrada, yo también leí a Gala hace tiempo, pero ahora que tengo tan reciente la muerte de mi perro (Tuski) leer las charlas con Troilo - es como hacerlo con Tuski - parece mentira pero en ésto los sentimientos son tan parecidos, en fín se le sigue echando tanto de menos. Gracias Arturo.

淑慧 dijo...

Judge not a book by its cover.............................................................

Pilar P.C. dijo...

Gracias don Antonio Gala por su obra, por su amor al lenguaje, por la poesía de su prosa. Gracias por nacer y regalarnos sus libros. Gracias querido a amigo al que no conozco en persona , pero si por sus escritos , en mi casa sosegada viviendo el tiempo , que durante tres años compartí con un caniche llamado Troylo , en su honor.

Ricardo Galindo Gutiérrez dijo...

¡Que hermosa y conmovedora carta! ¡Ha logrado sacarme varias lágrimas y se me hizo nudo la garganta al leerla! ¡Bravo Antonio Gala!